miércoles, octubre 18, 2006

Medicamentos Éticos, Genéricos y Protocolos de Tratamiento

Por Federico A. Martínez

Trabajé por muchos años en una de las mayores empresas farmacéuticas del mundo. En ese período me tocó defender la industria de investigación y lo hice con convencimiento; en promedio, desde que se desarrollaba o compraba una molécula nueva hasta que se producía un producto en condición de ponerse en el mercado pasaban 12 años y se invertían cientos de millones de francos suizos.

El precio de esos productos es caro, pero píenselo de esta manera: Si usted tiene $16,846 pesos hoy, puede comprar con ellos $100,000 para ser entregados dentro de 12 años a los intereses que paga el Banco Central, y en esa situación usted no tiene riesgo, su dinero va a estar ahí cuando lo vaya a buscar. En la industria farmacéutica de investigación se invierte millones en decenas de moléculas que nunca llegan al mercado porque el producto no funciona, porque su acción es inestable, porque provoca muchos efectos secundarios, porque su fabricación es demasiado compleja, porque la vida útil es muy breve y un largo etc.

Recuerdo la bienvenida que me dio un Ministro de Salud de un país de Medio Oriente cuando le llevamos a registrar un producto nuevo para la insuficiencia cardiaca congestiva; él fue probablemente el primer paciente del país que se cambió al medicamento nuevo; vi también la cara de desconsuelo con que un indígena del Ecuador salía de una farmacia en la ciudad de Machala cuando le dijeron que ese mismo producto costaba un tercio de sus ingresos mensuales. Tanto en un caso como en el otro la reacción era la correcta; el Ministro era médico y entendía los beneficios adicionales que este nuevo medicamento le traía, al paciente de Machala le recomendé que volviera a su médico y le dijera que él no podía comprar ese medicamento y le recetara algo que estuviera a su alcance.

El caso que vi en Ecuador, como los que suceden a diario en República Dominicana, no hubiese sucedido jamás en Inglaterra, Alemania, Trinidad, Jamaica o en Estados Unidos. Si usted va a un médico porque tiene una infección de garganta en un país desarrollado o donde el ejercicio de la medicina esta protocolizado, sale con una receta de penicilina o eritromicina si es alérgico, aspirina y la recomendación de hacer gárgaras con agua de sal tibia. Aquí si usted va a una clínica u hospital es muy probable el médico le prescriba una cefalosporina de cuarta generación, un antiinflamatorio no esteroide de una toma al día y una solución para hacer gárgaras de marca. Esta última receta, emitida en un hospital de Suiza es el pasaporte para un juicio por mala práctica, con riesgo de perder la licencia.

En todos los países desarrollados o al menos organizados, la práctica médica está protocolizada y los médicos se atienen a los protocolos de diagnóstico y tratamiento. Estos están diseñados sobre la base de la información científica de efectividad y costo, por esto no se indican pruebas de laboratorio o de imagen innecesarias, ni se prescriben medicamentos por criterio subjetivo. El tema de costo de tratamiento es importante; si un tratamiento simple de la amigdalitis cuesta tres dólares, un tratamiento con cefalosporina cuesta sobre cincuenta. El tratamiento simple es efectivo en el 90% de los casos, y el 10% restante se le puede dar el tratamiento caro. Sin protocolo, el costo de tratamiento de 100 pacientes puede ser hasta US$5,000.00, con protocolo el mismo sería de US$770.00.

Contrariamente a lo que se suele pensar, la industria farmacéutica de investigación no vive de explotar los países en desarrollo, el 80% de sus ingresos provienen de los países grandes. La mejor evidencia de esto son las llamadas “enfermedades huérfanas”; para la lepra por ejemplo, el más moderno tratamiento sugerido por la Organización Mundial de la Salud (OMS) es de 1981: una combinación de tres antibióticos, dapsona, rifampicina y clofazamina, ninguno de los cuales fue desarrollado para ese propósito. No existe inversión en investigación terapéutica de tuberculosis o lepra porque son enfermedades de países pobres, y esos mercados no pueden devolver en ventas lo que cuesta desarrollar nueva moléculas para su tratamiento.

En el 1977 la OMS lanzó el concepto de “medicamentos esenciales: aquellos que satisfacen la necesidad primaria de salud de la población." Son un listado simple de medicamentos que cubren la inmensa mayoría de las necesidades de salud. Por años la Secretaria de Estado de Salud Pública y Asistencia Social (SESPAS) ha mantenido un programa en este sentido, el PROMESE y todavía no cubren el 10% del mercado nacional. ¿Es que a los funcionarios públicos no les interesa comprar mucho? ¿O es que hasta los médicos pagados por la SESPAS recetan lo que les da la gana? Es notable que nuestro comportamiento en esta línea sea como ricos; en Francia sin embargo, el pasado mes de enero los sindicatos de farmacia firmaron un acuerdo con las aseguradoras sanitarias para fijar los objetivos de venta de los medicamentos genéricos. Con esta iniciativa los sindicatos esperan mejorar el índice de penetración de los genéricos en el mercado francés en un 70% para fin de año.

La industria de investigación no está en contra de la protocolización de la medicina, ni le interesa “destruir la industria nacional”, de la misma forma, a mucha de la industria nacional no le interesa producir medicamentos para la tuberculosis, porque estos se venden por centavos; le interesa producir, a partir de substancias con patentes vigentes, pastillas para la disfunción eréctil y tienen el atrevimiento de promover ilegalmente su uso en jóvenes con consecuencias de corto y largo plazo aún por descubrir.

El rol del estado en la salud, como lo es en la electricidad, seguros, banca y valores es de regulador, parte de esa regulación es protocolizar los procedimientos diagnósticos y terapéuticos. El desarrollo de protocolos de este tipo y su implementación efectiva significarían para la economía nacional un ahorro de decenas de millones de dólares en importaciones, una mejoría notable de la salud de la población en general, con su consecuencia en productividad y una mayor justicia social. Ni siquiera necesitamos ponernos creativos, con copiar o traducir los protocolos existentes se puede crear rápidamente un cuerpo normativo, lo importante es si el Secretario de Salud Pública, como el Superintendente de Electricidad, va a decir luego que no somete médicos a la justicia por violar los protocolos porque “la ley no se puede cumplir”.

El autor es consultor de negocios

Email: federico@promarketdr.com, www.tomandoencuenta.blogspot.com

Publicado en el Periodico Hoy del 18 de octubre del 2003

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Federico: Muy interesante tu analisis.
En tus investigaciones, sabes de algún caso aunque sea parecido al nuestro, en que una sociedad ha podido buscar salidas???

PROFESOR COCCA dijo...

Donde no hay justicia es peligroso tener razón, ya que los imbeciles son mayoria. Quevedo

Estimados : como Profesor Universitario, de la Universidad Kennedy. Dictaba cinco asignaturas, entre ellas, Ejercicio y Administración Farmacéutica. Con mas de 50 excelentes alumnos, inquisitivos, ávidos de adquirir conocimientos, mi misión además de enseñar Legislación Farmacéutica, era explicarles como es esta actividad comercialmente, tal es así, que como trabajo practico averiguamos al azar el costo de un descongestivo nasal en gotas, droga base nafazolina, tiempo en el mercado mas de 40 años, consultado el proveedor mas importante de drogas para la industria farmacéutica, dio el costo por frasco, 0,03 centavo, precio de venta 11,25 pesos, ganancia por unidad 37500 %, por supuesto esto no tiene parangón con ninguna actividad licita, a todo esto se me invita el 5 de junio de 2007 al Anexo de la Cámara de Diputados de la Nación, donde se realizaron unas Jornadas sobre " Ética y Medicamentos " estando presentes, legisladores, funcionarios gremialistas , las Cámaras Farmacéutica que supuestamente no habían sido invitadas, pero ahí estaban en segunda fila, farmacéuticos, etc, finalizada la Jornada se podían exponer posiciones de cada uno que quisiera hablar, yo fui uno de ellos y en particular me dirigí a las Cámaras de la Industria a los que tenia a pocos metros, el drama es la accesibilidad de nuestro pueblo a los fármacos, se nos mueren compatriotas, en particular niños ,muchos de ellos muy pequeños y esta gente sin ninguna culpa gana el 37500 %, esto es un escándalo de proporciones y el Estado debe y puede solucionarlo, no puede hacerse el distraído .

La respuesta a mis palabras no se hizo esperar, no para intentar solucionar el tema sino para sacarme del medio. Me cito mi Decano Dr, Capon Filas y La Directora de Farmacia Farmaceutica Magariños, y con un discurso Kafkiano e hiriente, me sacaron la cátedra de Farmacia, días después todas las demás, no estoy arrepentido, no puedo ser cómplice de tamaño despropósito.

Como curiosidad mi ultimo sueldo, aguinaldo incluido fueron 231 Pesos.

Lo saludo cordialmente.

Profesor Universitario.

Eduardo Marcelo Cocca

e-mail : profcocca@gmail.com


Este es un e-mail legal, libre de virus y contiene informacion que consideramos de su interés.
De acuerdo con la nueva Ley argentina Nº 26032 la libre distribución este email está autorizada
por tratarse de propósitos de información, sin embargo, si le hemos causado alguna molestia por el mismo,
le rogamos acepte nuestras disculpas y nos envie un mail a
ecocca@fibertel.com.ar para no ser contactado nuevamente.



SERVICIO DE INTERNET


Ley 26.032


Establécese que la búsqueda, recepción y difusión de información e ideas por medio del servicio de Internet se considera comprendida dentro de la garantía constitucional que ampara la libertad de expresión.


Sancionada: Mayo 18 de 2005

Promulgada de Hecho: Junio 16 de 2005


El Senado y Cámara de Diputados de la Nación Argentina reunidos en Congreso, etc.

sancionan con fuerza de Ley:

ARTICULO 1°

— La búsqueda, recepción y difusión de información e ideas de toda índole, a través del servicio de Internet, se considera comprendido dentro de la garantía constitucional que ampara la libertad de expresión.

ARTICULO 2°

— La presente ley comenzará a regir a partir del día siguiente al de su publicación en el Boletín Oficial.

ARTICULO 3°

— Comuníquese al Poder Ejecutivo.


—REGISTRADA BAJO EL N° 26.032—


DADA EN LA SALA DE SESIONES DEL CONGRESO ARGENTINO, EN BUENOS AIRES, A LOS DIECIOCHO DIAS DEL MES DE MAYO DEL AÑO DOS MIL CINCO.


EDUARDO O. CAMAÑO. — MARCELO A. GUINLE. — Eduardo D. Rollano. — Juan Estrada.



Prof. Cocca : entrevistas radiales, cartas y hechos.

http://cartasacocca.blogspot.com/2008/02/profesor-cocca.html


http://www.goear.com/listen.php?v=00cc708

http://www.goear.com/listen.php?v=4e93b69

http://www.goear.com/listen.php?v=01706

http://www.goear.com/listen.php?v=6237af4




http://cartasacocca.blogspot.com